Reyes&Diego, “Hagamos un trato”

REYES&DIEGO-2016-081

Al escribir este texto me viene a la mente algunos de los momentos vividos con Reyes&Diego, por ejemplo, el día en que nos conocimos en Madrid en un edificio que me fascina por su historia y cultura, el Círculo de Bellas Artes, con la Gran Vía de fondo a través de las enormes vidrieras de la cafetería. Pedimos algo de beber para hacer más grato el encuentro. Y comenzamos a charlar. Viendo los trabajos, Diego entre broma y broma comenzaba a interesarse, y Reyes, se centraba más en el estilo de la fotografía, que todo fuese lo más natural posible, que para nada quería poses ni artificios, y que por supuesto pasara lo más desapercibido posible…. Estuvimos tan cómodos que yo tuve que aplazar mi AVE a Sevilla!!!

Ahora hace un año aproximadamente de ese encuentro y qué mejor forma de conmemorar aquel encuentro, que mostrándoles las imágenes de su boda, y así agradecer también todo lo maravilloso que nos han aportado.

Este par de guapos se conocieron el 1 de marzo de 2013 en la Sala Obbio en Sevilla, jejeje…. “en la Obbio”, ¿quién no ha bailado en la Obbio hasta que han parado la música porque ya cierran?

“Si conoces a Diego, te das cuenta de que 9 de cada 10 cosas que dice son de cachondeo”, nos dice Reyes de él. Y esa noche Reyes no creyó a Diego cuando éste le comentó que también vivía en Madrid, hasta que al final de la noche, Diego cogió su bufanda y se la colocó a Reyes antes de subirse a un taxi y despedirse. “Ya me la devolverás en Madrid”… Y ahí empezó todo.

Diego le pidió la mano a Reyes la noche del lunes del pescaíto de la Feria de Sevilla de 2015 pero en Madrid, en el Restaurante Volvoreta, del Hotel Eurostars Madrid Tower, con las vistas más impresionantes de todo Madrid.

Le entregó a Reyes un anillo de la firma Aristocrazy y le recitó un poema adaptado por él de uno de los poetas favoritos de Reyes, Mario Benedetti: “Hagamos un trato… ¡cuidar el uno del otro toda la vida!”

La pedida “oficial”, organizada por el padre de Reyes, fue el sábado 26 de septiembre de 2015 en el Real Círculo de Labradores del centro de Sevilla. Los padres de Reyes regalaron a Diego un reloj de la firma Hamilton y los padres de Diego a Reyes una pulsera a juego con el anillo de pedida.

El padre de Reyes “soltó” un discurso y Reyes no pudo contener sus lágrimas: “Él es muy tímido, y me emocionó verlo de pie delante de todos brindando con su copa de champán. Sé cuánto le cuesta hablar en público”.

Después de la cena, Diego la sorprendió con entradas para el concierto de Alejandro Sanz de esa misma noche!!

El 5 de marzo de 2016 era el Gran Día elegido. La ciudad de Sevilla lucía radiante, un día de invierno pero con los primeros atisbos de la luminosa primavera sevillana.

Reyes con un vestido de la firma Navascués, Madrid. Tenía claro que no quería ni brillo, ni pedrería, ni encaje, ni escote. Los zapatos de la firma Resán, Madrid. No quería unos zapatos blancos. Como la Princesa del Cuento, sus zapatos solo puede calzarlos ella, pies hermosos de niña… La preciosa peineta dorada con circonitas que adornó su espectacular peinado, perteneció a su tatarabuela (con más de 100 años). Su madre se casó con ella también. Toda una reliquia. Los pendientes son unos corales con oro blanco y brillantes de su tía Inmaculada. Ella fue quien acompañó a Reyes a todas las pruebas del vestido en Madrid (su madre estaba en Sevilla). Era ese “algo prestado” que faltaba y que encantaron a la novia en cuanto los vio, por tener color como el traje (las perlas y brillantes clásicos la aburren un poco, nos cuenta). La Pulsera de oro blanco con brillantes era el regalo de pedida de sus suegros y el anillo de pedida de Diego. Y el elegante ramo de Cártamo, Sevilla. Reyes nos cuenta que quería que fuera pequeñito, como ella.

El novio no podía estar más elegante con traje de la Firma Lista, Sevilla. Zapatos Yanko. Corbata Carolina Herrera, azul de lunares haciendo un guiño al diseño de las invitaciones. El reloj Hamilton regalo de pedida de los padres de Reyes y gemelos Viceroy de plata.

El padrino fue Carlos, padre de la novia, y la madrina, Mª Carmen, madre del novio. Mª Carmen enfundida en un precioso vestido azul que destacó por su sencillez y elegancia, acorde con la boda y las localizaciones elegidas. La capilla, de la Catedral de Sevilla, testigo de esta gran boda con lecturas de Javi, hermano de la novia, y Bárbara e Isabel, hermanas de Diego. Alberto, amigo de la pareja, y Manuel, primo de la novia. Y Restaurante La Raza, en el histórico Parque de María Luisa de la capital.

A los invitados se les regaló unos tarjetones haciendo referencia al donativo que habían hecho los novios en su nombre a la ONG “Asociación para la Solidaridad”. Los tarjetones tenían 2 caras, con textos redactados por la novia y diseñados por su amiga Sara, que es una artista. También hubo ramos de flores a los padres y a la tía Inmaculada de la novia: por toda su paciencia en los meses previos!!! Y una rosa blanca a 10 amigas de la novia que la ayudaron mucho. La madre del novio llevó puros, ¡que no falten!

Además, antes de ir a la Iglesia, Reyes y Diego regalaron un pañuelo personalizado a los padrinos con la misma frase. Querían darles alguna sorpresa para que ellos también se sintieran protagonistas ese día.

Hubo un divertidísimo fotomatón exprés, fue todo un exitazo!!! Hasta los más mayores se hicieron fotos disfrazados! Idea de Diego y todo un acierto!!!

La música de la Iglesia a cargo de Música Sacra Hispalense. Y en la celebración animaron un grupo flamenco y un DJ.

Y así fue como Reyes y Diego se dieron el Sí, Quiero y disfrutaron con familia y amigos de su Gran Día. Nosotros, que fuimos testigos, podemos confirmar lo divertidísima que fue la boda. La sencillez, la simplicidad, el minimalismo, la elegancia de esta boda no hace más que confirmar que la confianza, el amor, el saber reírse juntos, el querer divertirse juntos, el querer compartir, es lo que se necesita para conseguir la felicidad, no solo para el día del enlace, sino como se suele decir: para el resto de sus vidas.

 

 

 

pensamientos de 4 \"Reyes&Diego, “Hagamos un trato”\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *