Era el mejor de los tiempos

eliantonio-preview-2016-194-b

“Era el mejor de los tiempos,

era el peor de los tiempos,

la edad de la sabiduría y también de la locura;

la época de las creencias y de la incredulidad;

la era de la luz y de las tinieblas;

la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación.

Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada;

Caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto.

En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo”.

-Historia de dos Ciudades de Charles Dickens, 1859-

El comienzo de este libro nos hace reflexionar sobre el transcurso de la historia, cultura y civilización humana.

De nosotros depende cómo queramos vivir nuestra vida, qué caminos tomar, qué decisiones nos harán libres y cuáles nos llevarán a un estado de alienación.

En el transcurso de nuestra vida puede aparecer un ser, una persona que nos haga sentir, que nos haga vivir, que nos haga ser más nosotros mismos y que comparta con nosotros un nuevo camino.

La historia que os mostramos hoy es la de dos personas que se conocieron, casi por casualidad, en ese preciso instante en el que se abandona un lugar y, al mismo tiempo, se cruzan dos caminos inseparables.

Desde ese momento hasta hoy, les ha guiado el amor, el respeto y la dedicación mutua. En Enero de 2015, Antonio cumplía unos de sus sueños más “bonitos”: pedir la mano de Eli. Todo ocurrió, por sorpresa para ella, en un pequeño rinconcillo del Cáceres Medieval que enamora a cualquier viandante. Allí, en la plaza de San Jorge sonaron las notas musicales del Canon de Pachelbell de un antiguo violín (Laura Castillo, violinista) y, ante la multitud que se congregó, Antonio pidió Matrimonio a Elisabeth.

Y así comenzó ese tiempo en el que todo se centra en los preparativos de uno de los días más importantes de sus vidas. Todos y cada uno de los detalles fueron pensados y elaborados por Elisabeth, comenzando por el tapizado del sillón que formó parte del atrezzo y decoración del Cortijo, como los marcos con numeración de las mesas, mesarios, saquitos de arpillera para los regalitos rellenos de Ferrero Rocher, chapas personalizadas, máscaras, etc…

Y llegó aquel día tan señalado, el 24 de Octubre de 2015. La novia acompañada por su padre, Manuel, y el novio por su madre, María del Castillo. Como testigos, la madre de la novia Ana, y el padre del novio, Antonio.

La novia vestida por “Franc Sarabia” con propuestas de diseño por parte de la novia como la forma de la espalda; pendientes de “Swarovski”, anillo de pedida de brillantes y agua marina de la firma “Pilar Román, lencería de “Intimissimi”. Los adornos, tanto de los zapatos como del pelo, fueron realizados de la mano de “Nicoletta tocados”.

El peinado fue realizado por la peluquera Bárbara Millán, el maquillaje fue llevado a cabo por “Claudia Santa”. La firma del ramo pertenece a “Floristería Mariló”.

La firma del chaqué del novio (3 piezas) del novio es “Scalpers”, así como la camisa, la corbata y los tirantes. Gemelos “Hugo Boss” y reloj de la firma “Armani”.

Maria José, hermana de la novia y sus primas Alicia y Carmen, leyeron en la ceremonia, amenizada en todo momento por Laura Castillo Violinista, al violín, y una acompañante al piano… y con los sones de “La Vida es Bella” salieron de la Iglesia para dar comienzo a la nueva etapa que comenzaban vivir.

Ambos subieron en un Bentley S1 de 1956 (Sevilla Clásicos) y tras algunas fotos con nosotros y momentos de vídeo con Santi Veiga, llegaron al lugar de celebración, la Hacienda los Frailes de San Alberto, con el catering Manolo Mayo.

La recepción fue amenizada por el grupo de Jazz “Lolo y Cheché” y su banda, que con su música hicieron de aquél un momento especial.

Seguidamente, los invitados pasaron al salón y, una vez acomodados, entraron los novios con la música “Mi Gran Noche” de Raphael.

El dj Alberto de “EventoxParty fue el encargado de pinchar la música más adecuada para cada momento… y comenzó el baile de los novios con el tema “Stand by me, de Ben E. King” seguido de una tirada de globos y el cante del tema “todos los besos, de Los Rebujitos y la Comparsa de Tarifa” por parte de un grupo compuesto por los amigos de los novios y creado para la ocasión.

Seguidamente, el grupo musical “Insakay” veló por el bienestar de los invitados.

En el descanso del grupo, el novio se convirtió en comparsista “La Comparsa de Juan Carlos”, “Los Millonarios”. Y dedicó a Eli los versos más bonitos que podría ofrecerle.

La Noche de bodas la pasaron en el Hotel Palacio Pinello. Sevilla.

Y llegó el día de rememorar aquél que fue tan especial, con una postboda igual de encantadora. Para ello, los novios eligieron un destino inigualable para la época del año en la que nos encontrábamos: El Valle del Jerte y sus cerezos, y su verde…

Nos alojamos en la “Hospedería Valle del Ambroz”, 2 días inolvidables. Un atrezzo perfecto aportado por los novios, tales como maletas de cuero antiguas, candiles, candelabros, tocadiscos antiguo, mantas pertenecientes a la bisabuela de la novia, juegos de café antiguo (de la mítica firma de “La Cartuja”). Mantelerías, bandejas y cojines de Zara Home, botella de brandy de la “Loja do Gato Preto”, flores silvestres, libros antiguos, bombones… simulando la merienda que podéis disfrutar en las fotografías. La novia cambió el tocado del día de la boda por una corona-joya de flores realizada por “Nicoletta”.

Y así, con la ayuda de esta pareja, os hemos contado su historia. Y ahora con nuestras fotografías, os la mostramos. Cuando la dedicación y la atracción por los detalles, por los pequeños gestos, por vivir lentamente disfrutando del camino, por sentir placer en cada instante, en cada risa, en cada conversación… cuando la dedicación la atracción, decíamos, por todo ello está presente, el resultado es una vida plena, completa, feliz… nosotros no somos más que quiénes han tenido el placer y el honor de capturar todo ello…

Muchas gracias, Eli, Antonio, por todo lo que nos habéis dejado y enhorabuena por todo lo que os queda por vivir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *